São Paulo, Brasil

São Paulo.

¡Bienvenidos a Brasil!

Muchas películas y vídeos había visto, cientos de canciones había escuchado, y miles de fotos había buscado, pero ni todo eso junto se compararía con lo que Brasil estaba por mostrarnos….

Mis excelentes compañeros de viaje en esta aventura fueron Moy, Mario, Hugo “Panzas” y Juan Pablo (si el mismo de Cancún). Mis compañeros electrónicos fueron mi Canon T3i (660D), con un 24-105 F4 serie L y mi iPhone 5.

Este viaje si que fue planeado con poca anticipación, y más tomando en cuenta que el destino estaba un poco lejos…. Todo nació cuando Panzas descubrió en despegar.com una promoción con Aeromexico que consistía en el vuelo ida y vuelta Cd. de México – Brasil por el excelente precio de 7,000 pesos.

Parte de Team Brasil 2013

Parte de Team Brasil 2013

Hugo entonces decidió informar a los demás y ver si juntaba un grupo, después de algunas platicas, de que la novia de Panzas nos cachara que no íbamos a un retiro y  unas reuniones, los 5 elegidos para la aventura sudamericana estábamos más que listos.

El plan nació a partir del vuelo, teníamos un avión pero no teníamos todo lo demás, por suerte Panzas con sus excelentes dotes de organizador y de Mamá consiguió hoteles en Sao Paulo y Rió de Janeiro ademas de hacer una lista de cosas que ver…

 ¡A volar!

Nuestra aventura inicio en la central de autobuses a bordo de un Primera Plus al aeropuerto de la Ciudad de México. Una vez en la terminal, el buen Mario, portador de una American Express nos consiguió acceso a la sala de espera para tarjeta habientes, ahí había unos sillones muy comodos y luego de un desayuno nos echamos un coyotito tomamos una siesta.

Sobrevolando Sudamérica

Sobrevolando Sudamérica

El vuelo de ida no iba lleno, así que Aeromexico nos permitió cambiarnos de asiento una vez que el vuelo despego, esto dio oportunidad de que todos pudiéramos tener ventana excepto Juan Pablo, ya qué sus lagrimas de miedo podían corroer el avión no es muy fan de las alturas. Sin eventualidades y justo a tiempo por ahí de las 8:30 pm llegamos al aeropuerto de Guarulhos en São Paulo… ya estábamos en Brasil.

Sampa

En Brasil la moneda que se usa es el Real Brasileño (R$), los dólares no son aceptados en prácticamente ningún lugar, por supuesto que cualquier otro tipo de moneda tampoco (sí, si cargaron sus pesos hasta este punto, es momento de llorar) al momento de esta publicación el precio de un 1 real es aproximadamente 6 pesos.

Previniendo cualquier tipo de contratiempo lo que cargamos a Brasil fueron dólares para allá hacer el cambio a reales. Cambie 200 USD ya que aun no sabia que tan caro o barato era el país, recibí aproximadamente 450 R$. Las casas de cambio tienen una especie de comisión sobre el tipo de cambio,

Saliendo del aeropuerto buscamos un taxi para ir al hotel, ya que el aeropuerto de Guarulhos esta aproximadamente a 30-40 minutos de la zona central de Sao Paulo. A diferencia de otros países, aquí los taxistas definitivamente no te van a subir a su auto si tu grupo excede la capacidad del auto (en un sedan 3 atrás y uno adelante). No tiene caso negociar, son muy respetuosos de la ley y no los vas a convencer ya lo intente. Lo mejor es esperar a que llegue una camioneta (poco común) o tomar dos taxis, tuvimos suerte y llego una camioneta y nos fuimos.

El taxi subió a la Rodovía ( Rodovia= calle gigante tipo periferico- freeway) Ayton Senna y a continuación nos recibió la vista increíble de San Paulo, o Sampa como los ciudadanos de la ciudad la llaman, 12 millones de habitantes  y más de 5,000 rascacielos, sobrepasando incluso Nueva York en cantidad de edificios.

Bajamos de la avenida e ingresamos a una jungla de concreto donde el cielo se perdía entre los rascacielos. Llegamos al hotel que Hugo reservo a través de despegar.com , el hotel se llamaba Cardim Plaza, un modesto y sencillo hotel, lo suficiente para la noche que estaríamos antes de salir a Rio en 24 horas.

Dejamos maletas y salimos a las calles para buscar algo de cenar, mientras caminábamos por las calles que pasan encima de las Rodovías era increíble mirar la mezcla de vegetación selvática iluminada por los faros empotrados a los rascacielos de concreto y cristal que enmarcaban la vialidad donde cientos de autos y motos pasaban por segundón. Al fondo mas rascacielos, algunos con formas exóticas como pirámides, algunos mas standard. Todo decorado por un interminable desfile de helicópteros pasando entre edificios y llenando de lucecitas el firmamento (Sampa es el lugar con más transportes de ese tipo en el mundo).

No sabíamos bien donde ir a cenar y se hacia tarde así que llegamos a lo mas cercano que encontramos,  McDonalds… después de una cena sencilla paseamos un poco por las calles, de ahí al hotel a ducharnos, un poco de bullying a mamá Panzas revisar el itinerario del siguiente día y descansar para los 9 días de caminata interminable que nos esperaban en una de las naciones mas grandes del mundo y la mas grande de Sudamerica.

Tips de viajero:

– despegar.com es un excelente sitio para encontrar ofertas de ultimo minuto.

– Cambien sus dólares por reales en casas de cambio, no en los hoteles (que ofrecen ese servicio), las casas de cambio cobran una “comisión por cambio” pero aun con eso, te dan mas reales por tu dinero en  las casas que con la tarifa del hotel.

– La tripulación de Aeromexico es extremadamente amable y accesible, cualquier cosa que necesites durante el vuelo puedes preguntarlo y ellos te ayudaran en todo lo que puedan, no te quedes callado.

 – En Brazil, busquen los taxis de mayor tamaño ya que los conductores no permiten que aborde más gente que la  que la capacidad normal de su auto permite.

– Traten de hospedarse los mas cercano a Av. Paulista posible, dije “lo más cerca” no “ sobre” a menos que lleven mucho presupuesto para hospedaje.

4 Replies to “São Paulo, Brasil”

  1. Pingback: Roissy-En-France, Francia | Fotoviajero

  2. Pingback: Día 2 en São Paulo: Avenida Paulista y el Mercado Municipal

  3. Pingback: MXGP México 2014 - Fotoviajero

  4. Pingback: Estambul, Turquía - Fotoviajero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *