Rio De Janeiro, Brasil

Rio de Janeiro

Rio de Janeiro

Permíteme llevarte a Rio.

Trato de abrir mis ojos, y mientras me “desmodorro” trato de acomodar mi almohada para dormir 5 minutos más. Mi habitación se esta moviendo, oh sí, había pasado la noche en un autobús.. Pero eso era lo de menos, cuando me asomé por la ventana podía ver entre la neblina de la madrugada y el verde de la vegetación una ciudad a los pies de una montaña y al borde del océano. Llegamos a Rio de Janeiro, Brasil.

Como comentaba en mi intento dramático de entrada, con el fin de aprovechar al máximo el tiempo decidimos viajar de noche desde São Paulo y dormir en el autobús para así ahorrar 6 horas de traslado entre las ciudades y disfrutar más del día.

Las Calles de Rio de Janeiro

Las Calles de Rio de Janeiro

En lo personal no tengo problema con dormir en un asiento de auto, he dormido en casitas de perro (no pregunten) y hasta la intemperie. Pero supongo que en otro artículo les haré mi review de Autobuses como hotel.

Lo primero que hicimos fue abordar un taxi para ir al hotel, como ya antes he mencionado tuvimos que tomar dos taxis porque excedíamos la capacidad de personas que pueden abordar un auto.

Ya que Panzue Hugo fue quien se encargó de encontrar el hospedaje no sabía exactamente a donde íbamos, para mi sorpresa en esta porción del viaje nos quedaríamos en un excelente hotel, el Mirasol Copacabana, a tan solo una cuadra de la playa de Copacabana. Excelente hotel a mi parecer.

La piscina del hotel.

La piscina del hotel.

Dejamos las cosas en las habitaciones y nos dirigimos a descubrir el hotel, lo mejor fue su jacuzzi en la terraza con un bar y vista a la playa. Detrás de nosotros el icónico Cristo Redentor (bueno estaba un poco lejos del hotel pero se veía), era la primera vez que lo veía.

Cristo Redentor

Era hora de comer, por suerte las calles aledañas a todo Copacabana están llenas de puestos de comida, fuimos a conocer la playa y de una vez ahí fuimos por alimento, yo compré una pizza en cono, me costo como 8 R$. Es muy buena pero tiene la desventaja de que el calor se acumula en el interior y dura mucho tiempo así, es práctico si lo vas a llevar a otro lado pero si lo muerdes de inmediato te quemas el hocico la lengua muy fácilmente, manéjese con cuidado.

Las playas de Copacabana

Las playas de Copacabana

Después de comer nutritivamente fuimos a caminar un poco por la playa, la verdad Copacabana es muy linda, arena blanca, mar con hermosos tonos de azul y el fondo selvático me hacían recordar a Quintana Roo y Yucatan. A traves de la playa hay diversas actividades, algunas de ellas son con costo que varían entre 5 y 15 R$, hay patinetas, bicicletas, tablas de surf, etc.

La playa era muy bonita pero lo que queríamos era conocer más de la ciudad y sus atractivos principales, volvimos al hotel y preguntamos como llegar a Monte Corcovado (así se llama donde encuentras al Cristo Redentor) y amablemente la señorita nos comento que ellos manejaban Tours por distintos sitios de Rio, por 80 R$ compramos el tour, pero después nos dimos cuenta que la mayoría de los paquetes provienen de unas cuentas empresas, obviamente el hotel gana un poco de dinero de la venta, así que mejor comprado afuera (por toda la calle de la playa hay puestos donde adquieres tus boletos).

Subimos al transporte, y luego de que nos trasladaran a otro unas cuadras después por una llanta que explotó ya íbamos en camino al Cristo Redentor, nuestro primer destino, durante el camino Juan Pablo y nuestra guía se hicieron excelentes amigos (en realidad se odiaban no sé porque, seguro fue porque JP tarareo una canción, ella la cantó en portugués y el solo le dijo muy seco “esa no es”).

¿Ya sabes a donde vamos?

¿Ya sabes a donde vamos?

Subiendo al Corcovado pasamos por en medio de una favela, algunos se asustaron por las historias de terror que cuentan sobre esos lugares, pero simplemente es una colonia de habitantes de Rio y pasamos en el transporte como cualquier calle, llegamos a un punto donde desciendes del transporte y debes llegar a la cima para ver el monumento, obviamente la forma más fácil de subir es: por el elevador.

WOWW – se sorprendieron los ingenuos visitantes a Rio

Así es damas y caballeros, la montaña tiene un elevador y muy practico por cierto. El elevador (entrada al Cristo) tiene un costo de 10 R$ pero como llegamos en un tour el costo estaba cubierto, al llegar a la cima encontramos una tienda de souvenirs, si quieres llevar alguno y ves la tienda sin fila aprovecha porque más tarde esa cosa es imposible.

Cristo Redentor de Corcovado

Cristo Redentor de Corcovado

Ya en la explanada del Cristo podrás apreciar la magnitud del monumento, es enorme: 38 metros (46 si cuentas el pedestal) de puro concreto vigilando permanentemente la ciudad de Rio. El mejor punto para tomar selfies fotografías en todo Rio. Solo se paciente, esta lleno de gente ahí arriba y tardas en encontrar un ángulo donde no aparezcan 53 photobombers al mismo tiempo.

Una vez que bajamos del Corcovado y que la guía dejo de regañar a Juan Pablo por tardarse en la tienda de souvenirs nuestro recorrido nos llevó por el centro histórico de la ciudad dándonos explicaciones de todo lo que veíamos, visitamos el Sambodromo (donde se lleva a cabo el famoso carnaval) y la catedral de Lapa, que tiene la característica que no tiene ninguna iluminación excepto la del sol.

Vista desde el Pan de Azucar

Vista desde el Pan de Azucar

Por último y para cerrar con broche de oro nuestro primer día en Rio el recorrido nos llevó al Pão de Açucar que es un monolito enorme desde el cual se tiene una vista espectacular de las playas de la ciudad, además tiene el atractivo de que para llegar a la roca tienes que subir por un teleférico que te permite ver la belleza de Rio de Janeiro, en la cima hay tiendas de joyas, souvenirs y una pequeña cafetería donde probé las bolitas de queso, algo que todos deberían de probar en su vida si no, no han vivido.

Después de conocer un poco Rio de Janeiro era hora de descansar, por supuesto que queríamos continuar la fiesta, así que mandamos por un tubo eso del cansancio y preguntamos a las personas que cual era el mejor lugar para festejar, en cuanto supimos no perdimos tiempo.

Los Arcos de Lapa

Arcos de Lapa

Arcos de Lapa

Lapa es una zona de Rio cerca de la catedral y de los arcos de Lapa donde se encuentran muchos bares y restaurantes de diversos géneros musicales y ambientes, cenamos una deliciosa pizza y buscamos un bar, nos dijeron que el Escenario es el mejor de Rio pero la verdad la fila de 3 cuadras no era llamativa (bueno tal vez 1 y media, exageré).

En las calles de la zona de Lapa hay mesitas y personas que pasan con hieleras colgadas al pecho que venden cervezas para disfrutar con tus amigas en las mesas. Decidimos beber algo en lo que pensábamos que hacer, en la fila del Escenario alcance a ver a la mujer más bella del mundo, después de un poco de bullying apoyo moral de mis amigos decidí hablarle, haré la historia corta: Ella hablaba portugués y yo español, no sabia como comunicarme y pensé que ingles debería ser fácil para ambos, no lo fue y no hablamos mucho, fin.

Lapa

Lapa

Después de las burlas que me gané por mi estupidez gracia con lo de los idiomas decidimos ir a un lugar con música en vivo llamado “Carioca da Gemba” que se encuentra en la calle principal de Lapa, este lugar tiene el atractivo de ser una casa antigua muy grande transformada en bar, la música que es una especie de mezcla de sonidos de brasil con música contemporánea era excelente para convivir a la vez que tomas un mojito. Ahí duramos un par de horas.

La fiesta en Lapa

La fiesta en Lapa

Al salir vimos que en una al final de la calle había una acumulación de gente alrededor de una fuente, nos acercamos y la fiesta comenzó de nuevo. Músicos callejeros tocaban mientras toda la gente alrededor cantaba y bailaba, ¡todo Lapa es una fiesta!

¡Pero ya! Ya era demasiado desmadre festejo y estábamos a unas horas de empezar el reto del siguiente día: Colarnos al Maracaná para la ver la final de la copa Libertadores. Volvimos al hotel y caímos todos rendidos. Nuestro primer día en Rio con playa, monumentos, ciudad, fiesta y más fiesta definitivamente es para recordarse.

Rio apenas empezaba, y no solo prometía muchísimo, desde el primer momento ya cumplía hasta de más. Brasil apenas sacaba el cobre.

Tips de Viajero

– Igual que en São Paulo los taxis son muy estrictos con sus reglas en cantidad de pasajeros.

– La comida en la playa de Copacabana es buena y a buen costo.

– El tour desde el hotel nos costo 80 R$ pero por fuera puedes encontrarlo hasta a 60 R$ y es el mismo: Corcovado, Centro Historico, Sambodromo y Pão de Açucar. Me han comentado que hay unos tour que incluyen el Hotel Paneiras, que esta abandonado y no tiene nada pero hay changuitos que salen y hacen cosas graciosas y solo por eso considero que vale la pena ir.

– La entrada a Cristo Redentor cuesta 10 R$

– En el Pão de Açucar puede comprar vuelos (de día obviamente) en paramento o helicóptero con precios que inician desde los 250 R$

Hay un tren que te lleva al Cristo y vale 50 R$ el boleto redondo, sale cada 30 min. pero dicen que se hace mucha fila para él.

– Si no quieres usar el elevador para el Corcovado pues sube caminando, es una escalera de 222 pisos y tardas aprox. 1:30 en subir. ¡Diviértete!

– El Cristo Redentor es una de las maravillas del mundo, tomate un selfie, aquí sí vale (yo lo hago todo el tiempo pero yo soy el fotoviajero, necesito fotos y no siempre hay alguien cerca para tomarme una foto). La primera maravilla del mundo que conocí fue Chichen Itza en Yucatán.

– Los guías a veces se ven medio raros y desconfiables, pero usualmente todos pertenecen a la misma empresa. Aún así si tienes dudas cerciorate preguntando por sus oficinas y trata de ver algún grupo que vaya de regreso.

Cosas que no vi pero valen la pena

Parque Nacional Da Tijuca, ya que estés ahí busca el Mirador Dona Marta y toma una increíble panorámica de Rio de Janeiro. (El parque es todo lo que rodea el Cristo).

Fotogalería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *