Patagonia, Argentina

La Patagonia Argentina

Viaje al fin del mundo.

Inimaginable lo que estaba a punto de ver: Glaciares, caballos, montañas, lagunas…. ¡ufff!.. no se ni por donde empezar, quisiera contar todo a la vez, pero como no se puede lo haré como fue sucediendo.

Buenos Aires quedaba atrás y con ello llegábamos a una tierra con buenos aires (literal) en el sur del continente americano, Patagonia, la indomable (¡ahhhh! , eso me lo saqué de la manga. No le dicen así, lo acabo de inventar).

Esta aventura es una continuación de la aventura argentina, la dividí porque Patagonia es tan asombrosa que merece su propio blog. Para esta aventura seguimos con mi compañero de viaje Misraim. En el frente digital solo llevaba una GoPro Hero3+ Black Edition y una Canon G16 (viajé ligero), ahora sí, volvamos a la aventura.

Patagonia Andes

Andes baby!

Desde Buenos Aires tomamos un impresionante vuelo sobre los Andes rumbo a El Calafate, vuelo en el que había una linda viejecita que cada vez que se paraba al baño encajaba sus uñas en mi cabeza para jalarse del asiento mientras se ponía de pie. Llegamos a Patagonia sin cuero cabelludo y nos bajamos del avión en el mini aeropuerto, bien a la Walter Mitty (esa película es cinematografía obligada fotoviajero) por donde vieras no había absolutamente nada. Ahí ya nos estaba esperando un amable “calafateño” (de la empresa Amayko, muy recomendada) que nos llevaría a nuestro hostal, recorrimos un poco de caminos en la nada y a los pocos minutos estábamos por fin en el pueblo.

El Calafate

Calafate es un pueblito de 20,000 habitantes ubicado a unos minutos de Perito Moreno, uno de los glaciares más famoso del mundo (pero no el más grande) y además es uno de los puntos de entrada a Patagonia más sencillos ya que tiene el aeropuerto antes mencionado. Nuestro hospedaje era el hostal Hainoi (no, no es hawaiano), una acogedora cabaña a un par de cuadras de la avenida principal.

Si alguna vez has leído Harry Potter entonces El Calafate te parecerá como sacado de uno de los libros, específicamente Hogsmeade (si no, pues no), todas sus casitas y tienditas de madera le dan un toque hogareño y la gente es muy amable, super amable, BASTANTE amable.

Calafate Patagonia

Un día tranquilo en El Calafate

El lugar se veía tranquilo para apreciar el ambiente y así, pero nosotros queríamos intensear. Teníamos mucha pila así que mandamos al rifle el pueblo dejamos para después curiosear por el pueblo y buscamos nuestra primera aventura. A través de una oficina de Amayko contratamos a Enjoy! para que   nos llevara a rappelear por la Patagonia.

Los chicos de Enjoy! pasaron por nosotros y nos llevaron a las afueras del pueblo donde nos deslizamos por encima de un valle en tirolesas, escalamos un par de paredes de roca de unos 20mts y subimos por escaleras de montaña. Al final reconocieron que éramos medio buenos super pro y nos pusieron un reto extra (es en serio) que era descender a rappel por una pendiente en la que se podía tocar la pared, obvi por supuesto accedimos y superamos con facilidad y ojos cerrados el reto (Misraim no, presiento que quería llorar), como recompensa nos ofrecieron un caballito (shot) de una bebida echa con plantas de la región y chocolates.

Patagonia Calafate Extreme

Yo intenseando en Patagonia

El tour con los chicos de Enjoy! dura unas 3-4 horas aprox. y tiene un costo de 300 pesos argentinos aproximadamente. Son dos jóvenes quienes se encargan de todo y tienen transporte, certificaciones de parte de las autoridades argentinas y equipo en excelente estado para cuidar de tu seguridad mientras de lanzas como loco por las tirolesas, bajadas en rappel y escaladas en roca de Patagonia. Es mi recomendación para pasar una buena tarde en El Calafate,

Más noche cenamos trucha en unos de los restaurantes de la avenida principal de Calafate. En promedio los platillos te costarán unos 80 a 120 pesos argentinos. Muchos venden pescado y/o pizzas. Pero la especialidad de la región es el cordero patagónico que es basicamente birria que se sirve en un plato bastante grande con salsa de El Calafate (un fruto exclusiva de la zona) y vino tinto, que le dan un sabor especial más dulce. Los platillos en promedio salen de 80 a 120 pesos argentinos, el cordero es la especialidad y además viene muy bien servido, ese tipo de alimentos te costaran entre 100-200 pesos argentinos. Los locales nos recomendaron “Don Pichón” y “La Tablita” para probar el cordero, pero más adelante les cuento de eso.

El Perito Moreno

Perito Moreno es un famoso glaciar en Patagonia nombrado así en honor a un importante personaje de la región. Pero déjenme contarles que Perito Moreno no se llamaba así, era Francisco y se apellidaba Moreno. Pero además de explorador, director de parque, científico, naturalista, conservacionista, político, botánico, jedi y geógrafo fue el perito que ayudó a fijar las fronteras con Chile en Patagonia. Tampoco conoció el glaciar pero se bautizó al glaciar con ese nombre en su honor gracias a su servicio para Argentina.

En nuestro segundo día en Calafate los amables guías de Amayko pasaron por nosotros para ir al Parque Nacional de los Glaciares, ubicado a unos 80km del pueblo. La entrada al parque te costará — pesos argentinos, en nuestro caso ya venia incluido con el costo que pagamos desde México por el tour (9,000 MXN aprox.)

Perito Moreno Patagonia

Y este no es de los más gigantescos, eh…

Dentro del parque encontrarás una cafetería, una tienda de souvenirs y un laberinto de escaleras que te llevan a ver distintos lados del imponente glaciar. Lo que tu ves desde el mirador son 5km de frente y unos 60m de altura, pero este glaciar tiene 250km cuadrados de superficie y una profundidad total de 170 mts… es simplemente imponente, y eso que no es de los más grandes (el Parque Nacional de Glaciares tiene 356 glaciares diferentes). Lo único más sorprendente es el sonido de las rupturas de hielo, que suceden varias veces al día.

Me quedé como 40 minutos esperando poder captar una ruptura en video y poder presumírselas compartirlo con ustedes pero no sucedió y justo cuando me volteaba pasaba, después me dieron ganas de hacer pipí llegó el momento de moverme y pues ya no se pudo :(.

Yo comí en la cafetería del Perito, al ser un lugar turístico llegue con miedo a la caja ya que supuse que los precios serían muy caros, pero para mi sopresa no estaban tan lejos del precio del platillo promedio en Calafate, 50-100 pesos. En este sitio recomiendo la torta de mozarella (que es como una pizza pero más gruesa y pequeña). Misraim decidió pedir un whisky con hielo de glaciar, este tenía un sabor un poco más dulce del normal, fuera de la novedad de ser un mirey con ese hielo no es la gran gran cosa.

Después del recorrido a pie por los miradores del glaciar existe la posibilidad de subirte a un catamaran (lanchota-barco doble) que te lleva por el Lago Argentino hasta uno de los muros del glaciar. Esto te costará 140 pesos adicionales.

Oh fotoviajero explorador patagónico fotoviajero, pero eso debe ser helado, ¿navegar en aguas de glaciares?

Lloriquearon al unísono los fieles lectores.

Sí mis amables lectores, pero la verdad es una experiencia impresionante y la recomiendo muchísimo. Si quieren saber que se siente, despierten en la madrugada todos modorros y calientitos de su cáma y metan la cara al congelador. No es lo más divertido pero tampoco morirán.

Patagonia Perito Moreno

No estoy llorando por el frío.

Si te toca ver una ruptura durante la navegación te recomiendo que después de ver eso, cierres tus ojos y jamás vuelvas a ver algo en tu vida. Acabas de ver algo difícilmente superable en todo el mundo. Sí le tomaste una foto o video, mandame un twit y te regalaré un huevito kinder sorpresa.

El tour como la mayoría de las actividades de la zona, se acaba aproximadamente a las 6pm. a esa hora ya estas de vuelta en el pueblo y lo que debes hacer en estos momentos es recorrer la avenida para buscar qué comer o pasar a alguno de los pequeños supermercados y comprar con qué hacer tus alimentos (recomiendo la primera, ese endemoniado super mercado es el único y siempre tiene fila).

Cabe mencionar que dentro de los parques y en todas las actividades puedes llevar tu “lunch” (aquí le llaman vianda, que si lo usas creativamente puedes hacer creer a otros que conoces un insulto exótico ej. “Vete a la vianda”) para no tener que gastar en las cafeterías de los lugares, cuando hay. En prácticamente todos los hostales del pueblo te venden paquetes ya preparados en un promedio de 50 a 100 pesos argentinos. Incluyen agua o jugo, uno o dos sanguiches (así los escriben allá) y una barra de fruta.

Nuestro segundo día se había terminado, justo antes de ir a dormir decidimos ir a cenar y tomar una “bebida espirituosa” (no me juzguen, así les llaman aquí) en un lugar que nos había llamado la atención desde que llegamos: El libro bar.

El libro bar es… un bar…con libros… por eso se llama Libro Bar!!!!

¡Pero es muy bueno! Ya que, como todo en Patagonia, tiene ese estilo como de cabaña en el que te sentirás como todo un explorador llegando al fin de una aventura a compartir con otros tus aventuras. Si no tienes ganas de hacer nuevos amigos puedes entonces tomar un libro de los estantes y disfrutar tu comida. Yo recomiendo la kangreburguer (es en serio) pero en general tienen muy buena cocina. Precios promedio de 60-90 pesos por platillo Y si de plano todo lo anterior no te llama, también tienen una tele con fútbol y sirven palomitas. Además el estilo de Harry Potter-conoce-un-bar del lugar es simplemente genial. ¡Demonios! Incluso tiene una tienda de magia en el primer piso.

Libro Bar es una parada obligada en El Calafate. Si no vas, no digas que fuiste a Patagonia. Es más, no vuelvas a casa hasta conocerlo.

El Chabon

Debíamos seguir nuestra travesía por Patagonia, nuestro ultimo día en El Calafate había llegado. Elegimos como aprovechar las ultimas horas en  una cabalgata por los hermosos paisajes de la región. En el hostal descubrimos un panfleto que ofrecía este servicio marcado con una leyenda que decía: “cabalga con el Chabon” junto a una foto de un gaucho y caballos. No perdimos el tiempo y pedimos en recepción avisarán a “El Chabon” que iríamos con él ese día.

Más tarde llego una camioneta por nosotros con un amable señor vestido de boina, lo primero que preguntamos: “¿Tu eres el Chabon?” a lo que nos confirmo que en efecto, el Chabon no era un qué, si no un quién… y lo acabábamos de conocer.

Patagonia El Calafate Cabalgata

Chabon nos llevo a su “chakra”, aun no se que es un chakra (no, no es esoterismo). Pero en el lugar tenían un ruedo, una pista para salto a caballo, y una bohemia cabaña llena de accesorios para montar, herramientas y diversos objetos antiguos con motivos argentinos. Afuera unos 14 criollos argentinos esperándonos

Los criollos argentinos es una raza muy característica del país. No son rápidos, pero son fuertes y resistentes, son caballos altos que pueden llevarte a todos lados sin problema. Bigotes era el nombre de mi caballo. No, no tenia bigotes, pero así le habían puesto.

Luego de subir al caballo, una chica y un señor que estaban en la chakra del Chabon nos llevaron dos horas por diversos paisajes de la región de Patagonia alrededor de El Calafate. Es un viaje tranquilo y relajante. Los caballos son muy ordenados y calmados. Es una buena actividad si lo tuyo no es andar de salvaje trepado en una tirolesa, además al final nos llevaron de vuelta a su chakra-cabaña donde jugamos a tratar de atinarle a un clavo usando un arillo amarrado del techo, suena tonto pero la verdad es muy divertido. Y te hace sentir bien pro cuando por fin lo logras. Además nos regaló té mate y un delicioso pan que hasta la fecha no pude descubrir exactamente de que era pero estaba fantástico.

Cabalgata Patagonia El Calafate

A Bigotes no le gustan las selfies…

El Chabon es muy popular en El Calafate, su paseo de dos horas tiene un costo aprox. de 350 pesos argentinos. Su chakra esta a unos minutos del pueblo, pero solo pregunta en cualquier establecimiento del pueblo y ellos sabrán como contactarlo. También el Chabon suele organizar eventos en su sitio, desde días de intercambio de objetos con otras personas como noches para ver las estrellas, platicar y escuchar música. Vale  bastante conocerlo.

Esa tarde volvimos a la cabaña a recoger nuestras cosas. Era hora de partir hacia nuestro próximo destino: El poblado de El Chaltén y su impresionante vecino, el cerro Fitz Roy, una de las montañas mas peligrosas del mundo. Y sip, obvi claro que nos íbamos a subir. Esto apenas estaba comenzando…

One Reply to “Patagonia, Argentina”

  1. Oscar Rufino

    Buenissímo, me impulsaron más aún las ganas de conocer la patagonia!!!
    ..
    Obs: ”Chacra” es un termino utilizado para referirse a una estancia

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *